La intersección de la Av. San Felipe con el Jr. Estados Unidos se ha convertido en un “punto negro”, todos los años se producen accidentes de tránsito que ponen en peligro a una importante cantidad de niños que estudian en el colegio Los Álamos, que está en una esquina de la intersección, y a los del colegio San Antonio Padua, que se encuentra en el Jr. Estados Unidos a 50 metros de la intersección del problema.

En ciudades como Barcelona se han implementado con mucho éxito lo que se denomina “el camino escolar”, que son las rutas por donde circulan los niños y deben ser lo más seguras posibles.

Es evidente que los niños que necesitan cruzar, de manera segura, una avenida requieren un tiempo en el cual no  entren en conflicto con el tráfico motorizado, por lo tanto, es fundamental la instalación de semáforos en esta intersección.

En el año 2017 la consultora Neourbe realizó el estudio, para Interbank, de 100 intersecciones en la ciudad de Lima y la intersección de la Av. San Felipe con el Jr. Estados Unidos fue una de las 100 intersecciones estudiadas.

La recomendación, para esta intersección, fue la instalación de semáforos que permitan eliminar los conflictos vehiculares, bajar la velocidad de circulación y permitir el cruce seguro de los peatones.

En el último accidente ocurrido el jueves 24 de enero los dos autos involucrados terminaron encima de la acera, felizmente fue en la noche, caso contrario hubieran perdido la vida todos los peatones que hubieran estado en la acera esperando para cruzar.